Consultorio en Abasto
Tel: 155-527-0606
Facebook Fabiana Porracin Twitter Fabiana Porracin Google Fabiana Porracin Linkedin Fabiana Porracin
Facebook Fabiana Porracin Twitter Fabiana Porracin Fabiana Porracin Google Fabiana Porracin Linkedin Fabiana Porracin

Aportes Antropológicos a la Psicología

El presente ensayo tiene por finalidad: -Realizar reflexiones sobre una articulación posible entre Psicología y Antropología. -Plantear ideas por las que pensamos que el momento actual, resultado de una contraofensiva de la extrema derecha a nivel mundial que ha constituido una “vasta empresa de refundación cultural”[1] nos enfrenta doblemente con:

El presente ensayo tiene por finalidad:

-Realizar reflexiones sobre una articulación posible entre Psicología y Antropología.

-Plantear ideas por las que pensamos que el momento actual, resultado de una contraofensiva de la extrema derecha a nivel mundial que ha constituido una “vasta empresa de refundación cultural”[1] nos enfrenta doblemente con:

- Patologías mentales cada vez más graves, resultado de la violencia económico-social.

- Y con una sistemática, profunda y gravísima penetración ideológica que ha producido ciertos espejismos, acallamientos y silenciamientos de capacidades y posicionamientos críticos y cuestionadores que posibilitarían discriminar esencias de apariencias.

A modo de síntesis extrema explicitamos que entendemos al psiquismo como resultado del proceso dialéctico sujeto-sociedad. El aparato psíquico se conforma por internalización y recreación única, subjetiva y personal de relaciones sociales, mediatizadas por la pareja parental[2], desde la más temprana infancia.

Es esta una concepción fundamental por la cual propiciamos, junto a muchos otros que histórica y actualmente luchan por esto, que es INTRÍNSECO al trabajo por la Salud Mental abordar teórica y clínicamente en trabajo interdisciplinario la patología mental, en tanto resultado de un proceso subjetivo, individual en interacción con lo social.

Siendo el psiquismo un resultado de dicha dialéctica, en el trabajo por la Salud Mental es de fundamental importancia que el Psicólogo cuente con elementos concretos de reflexión sobre características de la estructura social. Consideramos que una reflexión Antropológica se requiere en los cimientos de la Psicología.

Proponemos revisar fuentes teóricas para empezar a pensar la "determinación en última instancia" de la estructura social. Con el fin de pensar el estrechamiento de lazos entre estas disciplinas. Con el objetivo último de proponer el punto de partida y nuestro horizonte en Salud Mental. Con la intención de cuestionar, indagar, recuperar, reunir y desocultar lo que se ha pretendido socavar a lo largo de un prolongado período.

La cita es extensa -pero necesaria- para entender lo que proponemos como reflexión:

"las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes de cada época; (...) La clase que tiene a su disposición los medios para la producción material dispone con ello, al mismo tiempo, de los medios de la producción espiritual, lo que hace que se le sometan al propio tiempo (...) las ideas de quienes carecen de los medios necesarios para producir espiritualmente. Las ideas dominantes no son otra cosa que la expresión ideal de las relaciones materiales dominantes. (...) Se comprende que (...) regulen la producción y distribución de las ideas de su tiempo; y que sus ideas sean, por ello mismo, las ideas dominantes de la época."[3]

El presente momento histórico requiere cada vez más un posicionamiento teórico-clínico crítico a la hora de adherir a marcos, herramientas y estrategias terapéuticas:

-¿qué concepto de ser humano subyace en los mismos?,

-¿qué concepto de Salud Mental promueven?,

-¿operan terapéuticamente en el sentido de la autonomía y libre determinación de la personalidad humana?.

¿Cómo explicar en dos líneas nuestras ideas?[4].

Si bien podemos criticar un mayor o menor reproductivismo o mecanicismo en cierta producción materialista-dialéctica, consideramos pertinente seguir pensando en el sentido de la cita antes mencionada, no se puede perder de vista, poner un velo, obturar que es intrínseco a los grupos económicos dominantes reproducirse en el poder.

La reproducción del sistema social requiere -entre otras variables- de determinadas características psicológicas, de personalidad y de patología mental de la población para que el sistema sea sostenido, sea reproducido "sin que nada (beneficios económicos de algunos) cambie".

Los recursos de estos grupos para mantener sus privilegios van variando a lo largo de las épocas. Si bien sería ésta una investigación más que enriquecedora y necesaria, no es objeto de la presente reflexión. Pensamos que esos grupos requieren asegurarse en el poder mediante relaciones novedosas de la "dialéctica del amo y el esclavo."

Una sociedad propulsada por la lucha de clases, por la plusvalía y la exclusión, una clase social que necesita perpetuarse en sus beneficios mediante sus camaleónicos recursos, plásticos, flexibles, creativos ellos para eternizarse en su poder mediante "pseudocambios", sólo puede asegurarse mediante mecanismos psicológicos por los que el "esclavo", a través de diversos mecanismos de identificaciones y "falsa conciencia" sostenga como propios deseos, esperas, valores, luchas, compromisos que en realidad son de ese gran "Otro", que bien podríamos decir que lo goza (y goza)...

"Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre"[5] dice el Artículo 4 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Como trabajadores de la Salud Mental es aquí donde debemos operar: debemos trabajar por la no esclavitud psicológica.

El sufrimiento psicológico es "otro nombre" de la esclavitud psicológica, de múltiples formas de sometimiento, despersonalización, enajenación, alineación mental que obtura el deseo propio para sostener necesidades ajenas. El trabajo en Salud Mental debe sostener como horizonte último el trabajo por la re-elaboración de relaciones internalizadas a nivel inconsciente que esclavizan la personalidad humana. De allí que insistamos en la necesidad de partir de una lectura Antropológica en la práctica del Psicólogo.

Recientes hipótesis históricas sostienen que luego de la Guerra Fría, los Estados Unidos de América tenían proyectos concretos de controlar Francia[6], ya que se trataba ésta de una región estratégica en la lucha contra el comunismo.

Dicha hipótesis no nos resulta para nada disparatada si pensamos que en Francia tuvo lugar un movimiento social que evolucionó desde el feudalismo hacia el capitalismo "decapitando" a la monarquía absolutista. Generó históricamente movimientos políticos, sociales, culturales e intelectuales que en algún momento fueron revolucionarios.

Es por ello que consideremos pertinente pensar ciertas producciones teóricas francesas a la luz de la cita de La ideología alemana. Cierta producción es aceptada "dogmáticamente", utilizada en el consultorio sin ningún tipo de posicionamiento crítico. Es sostenida, difundida y avalada como marcos teóricos válidos en el trabajo por la Salud Mental. No observamos que en los ámbitos académicos y clínicos de nuestra disciplina se proponga un debate crítico pero constructivo para analizar los marcos teórico-clínicos con los que se está operando.

La situación se relaciona también con lo que podría ser pensado desde la "microfísica del poder" de los elitismos intelectualoides vernáculos. Consideramos que hay un debate indispensable. Opinamos que sólo el pensamiento crítico puede permitirnos sortear el obstáculo de ciertos espejismos "pseudoprogres" que proponen algunas teorías. Invitamos a indagar si todo lo que brilla es oro.

¿Utilizar de modo acrítico ciertas teorías opera en el sentido de la salud o de la enfermedad mental de la población?.

El cambio global que se entrama en la marea de la Segunda Guerra Mundial, Mayo Francés, Caída del Muro de Berlín y a nivel local Noche de los Bastones Largos, Proceso de Reorganización Nacional, Impunidad de la Deuda Externa, Leyes de Obediencia de Vida y Punto Final, Indulto, Regalo Menemista Nacional qué ha dejado en nuestras arenas?

Nos preguntamos:

-¿se puede pensar articulada y paralelamente cierta producción intelectual francesa con las nefastas consecuencias de la Noche de los Bastones Largos, el Proceso de Reorganización Nacional, el Gobierno de Alfonsín y el Gobierno de Menem en cuya continuidad se habilitaron y legitimaron mecanismos de explotación voraz de los grandes grupos económicos?.

-¿Qué relación pensar entre estos fenómenos y cierto vacío de pensamiento cuestionador y crítico que evalúe qué hombre subyace en ciertas corrientes en Psicología?.

-¿Qué profesional estamos formando, un profesional útil a los grupos y organizaciones[7] económicas o un trabajador de la Salud Mental que opere por la defensa de los Derechos Humanos, por la autonomía y autodeterminación de las personas?

Proponemos tal reflexión ya que es por demás conocida la influencia de cierto movimiento teórico francés en estas pampas. Queremos dejar planteada la cuestión de promover una posición profesional tal que cuestione los supuestos subyacentes de ciertos marcos teóricos. Defendemos la necesidad de apelar a las herramientas del "análsis del discurso" y leer entre líneas si hay coherencia entre "la letra grande y la letra chica" del texto. Detectar si "no borran con una mano lo que escriben con otra", y nos quedamos con la borra que no se barra...

Está por demás fundamentado que cualquier tipo de comunicación paradojal paraliza.[8] No proponemos descalificar ningún marco teórico masivamente, ya que todos pueden aportar al trabajo por la Salud Mental si las propuestas son tomadas en el sentido del respeto por los Derechos Humanos.

Proponemos tomar los aportes tomando como punto de partida una concepción cabal y coherente de entendimiento del psiquismo, en tanto producto social, para así rescatar lo fecundo y no paralizar nuestra práctica con el "pseudocambio". A río intelectual revuelto: ganancia de poderosos. Divide y reinarás, también podría pensarse en el sentido de ser pasibles de estar peleando teórica y clínicamente con quienes la distancia no debería estar.

El método dialéctico y una concepción materialista de la vida es la concepción amplia apropiada de abordaje de la realidad psíquica. Opinamos que como método de investigación y práctica posibilita superar posiciones cuya corriente de fondo sólo invitan a oscilar entre blanco o negro, se expresan no sólo en la elaboración de constructos y modelos teóricos que terminan siendo atomistas o idealistas, sino que también invitan a la permanente exclusión de diferentes aportes: Psicoanálisis vs. Sistémica vs. Cognitiva, para empezar a enunciar...

Ciertos modelos psicoterapéuticos tampoco convocan a indagar los por qué en psicopatología, ya que –proponen- sólo es necesario conocer sólo el cómo o para qué. Defendemos la fecundidad del sumar: trabajar y operar en la búsqueda de los por qué, cómo, cuándo, para qué, etc. etc.

La "compulsión de repetición" tanto en lo individual como en lo social difícilmente pueda ser superada si no elaboramos el derecho de conocer nuestra historia, de aprehender los fenómenos que nos compelen a la mencionada repetición, esta comprensión es sólo uno de los recursos para el cambio, entre otras herramientas y estrategias terapéuticas que proponemos[9].

Es también enriquecedor conocer los cómo y los para qué. Realidades tan complejas, inciertas, desconcertantes, flexibles, plásticas, cambiantes, únicas, individuales, difícilmente puedan ser aprehendidas si la propuesta permanente es desandar los caminos de otros, excluir, sostener diques teóricos a distintas producciones, o aceptarlas de modo acrítico.

La formación y práctica del Psicólogo, en tanto agente de Salud Mental y, consecuentemente trabajador por los Derechos Humanos debe ser tal que pueda parangonarse al delicado esfuerzo que realiza el equilibrista: debe mantenerse en tanto profesional cuya materia prima son las diferentes formas de sufrimiento psicológico, que son una forma, la expresión psíquica de modalidades particularísimas de sometimiento, de "avasallamiento" del yo a manos de "Otros".

El trabajo por la salud mental, por los derechos humanos que debe sostener el psicólogo debe ser pensado en tanto ese delicado equilibrio del malabarista: debe sostener al mismo tiempo el ser agente, remero del encuentro del paciente con su subjetividad, pero debe ser conciente que como profesionales de la salud mental tenemos horizontes.

Ciertos marcos teóricos promueven una construcción de un humano que poco podría ser diferenciado de los animales. Somos racionales, al tiempo que muchos de nuestros aspectos no lo son, ni lo serán nunca. Esto no quiere decir que nos sometamos a los pedidos teóricos perversos que convocan al como si: como si no tuviéramos metas terapéuticas concientes, aunque en sesión no operemos concientemente con ellas. Metas terapéuticas por la salud mental son el trabajo por el que nuestros pacientes "dejen de ser lo que no son, para ser quienes son". Trabajamos por la autonomía, por niveles cada vez mayores de autoconocimiento, de autodeterminación, de conocimiento de las relaciones que dañan y por la transformación –en los hechos- de las mismas.

La labor del Psicólogo como agente de Salud Mental no puede ser sostenido al margen del trabajo en equipo interdisciplinario en el que se debatan estas arenas en forma constante. Una realidad tan compleja como la psíquica, que es individual por ser social no puede ser abordada excluyentemente en el solipsismo del consultorio. Si bien la práctica concreta en sí puede desarrollarse en dicho aislamiento, no puede ser tal la formación del profesional ni el abordaje clínico.

Consideramos que difícilmente se pueda ser agente promotor de la Salud Mental y defensor de los Derechos Humanos si no se tiene la responsabilidad profesional de enfrentarse a incertidumbres y soledades teóricas, al cuestionamiento de "padres" que han quedado "sin barrar".

Los límites del profesional son uno de los límites del trabajo terapéutico. La falta de una posición crítica es un límite del profesional: ser miedoso, obediente, incapaz de cuestionar y criticar difícilmente posibilite trabajar y operar defendiendo que "Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros"[10].

Bibliografía:

Althusser, L.: Ideología y aparatos ideológicos de Estado, Buenos Aires, Fichas, Ediciones Nueva Visión, 1984.

Andolfi y otros: Detrás de la máscara familiar. La familia rígida. Un modelo de terapia relacional, Buenos Aires, Amorrortu Editores, 1989.

Bateson, G.: Pasos hacia una ecología de la mente, Buenos Aires, Editorial Planeta Argentina, 1992.

Bauer, A., Fernández,M., Singer, S.: Sexo y sociedad, Buenos Aires, Ediciones Cientec, 1988.

Berdichevsky, F.: "Investigación psicológica clínica de la personalidad", en Diagnóstico psicológico y psiquiátrico, Buenos Aires, Helguero Editores, 1983.

Bleger, J.: Psicología de la conducta, Buenos Aires, Biblioteca de Psicología General, Paidós, 1977.

Bourdieu, P., Passeron, J.C.: La reproducción, Barcelona Ediciones Laia, 1977.

Chiarelli, M.: varios en http://www.es-asi.com.ar/portada.htm.

Comforth, M.: Materialismo y materialismo dialéctico, Méjico, Editorial Nuestro Tiempo, 1984.

Di Stéfano, A.: Psiquismo humano, origen y estructura, Buenos Aires, Ediciones Cientec, 1978.

Droeven, J. (comp..): Más allá de pactos y traiciones. Construyendo el diálogo terapéutico, Editorial Piados, Buenos Aires, 1997.

DSM IV. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.

Engels, F.: El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, Ed. Cártago argentina, 1985.

Foucault, M.: Microfísica del poder, Ediciones Endimión, Madrid, 1992.

Gergen, k.: El yo saturado, Editorial Piados, Barcelona, 1992

Geymonat, L.: El pensamiento científico, Buenos Aires, Eudeba, 1988.

Jameson, F.: Ensayos sobre el Posmodernismo, Ediciones Imago Mundi, 1991.

Kojeve, A.: La dialéctica del amo y del esclavo en Hegel, Ediciones Librerías Fausto, 1999.

Lenin, A.: Cuadernos de Filosofía, edición en base al Tomo XXXVIII de las obras completas, Buenos Aires, Cártago, 1960.

Leóntiev, A.: Actividad, conciencia y personalidad, Buenos Aires, Ediciones Ciencias del Hombre, 1978.

Lértora, A.: Estructura del hombre. Ediciones Sílaba, Buenos Aires, 1974.

Lacroix-Riz, A.: "El sueño estadounidense de una Francia bajo custodia", en Le Mond Diplomatique, Buenos Aires, Año IV, Número 47, Mayo 2003.

Lipovetsky,G.: La era del vacío. Ensayos sobre el individualismo contemporáneo, Barcelona, Editorial Anagrama, Séptima Edición, 1994.

Llanos,A.:Introducción a la dialéctica, Buenos Aires, Editorial Rescate, 1986.

Margulis, M. y otros: La cultura de la noche, Buenos Aires, Espasa Hoy, 1994.

Marietán, H.: “Personalidades Psicopáticas”,http://www.marietan.com/Psicopatia.htm.

Maturana, H.: La realidad: ¿objetiva o construida?. Fundamentos biológicos de la realidad, Edita Antrophos Editorial, Guadalajara, México, 1995.

Maturana, H. Y Varela, F.: El árbol del conocimiento, Editorial Universitaria, Santiago de Chile, 1996.

Marx, C.: Trabajo asalariado y Capital, Barcelona, Planeta Agostini, Colección Obras Maestras del Pensamiento Contemporánea, 1985.

Marx, C., y Engels, F.: La ideología alemana, La Habana, Editorial Pueblo y Educación, 1982.

Najmanovich, D.: Seminario sobre Epistemología, “Una mirada post-postivista” Programa de Seminarios por Internet de PsicoNet. Coordinador Michel Sauval.
http://psiconet.com/seminarios. 1998

Porracin, F.: "Análisis antropológico de las prácticas, la comunicación y las ideas intergeneracionales relativas a la sexualidad". Tesis de Licenciatura en Antropología, Facultad de Filosofía y Letras, UBA, 1997 http://www.fabianaporracin.com.ar/articulos-sexualidad.asp

Selvini Palazzoli, M., Bóscolo, L., Cecchini,G., Prata, G.: Paradoja y contraparadoja, un nuevo modelo en la terapia de la familia a transacción esquizofrénica, Buenos Aires, A.C.E., 1982.

Selvini Palazzoli, M., Cirillo, S., Selvini, M., Sorrentino, A.M.: Los juegos psicóticos en la familia, Editorial Piados, Barcelona, 1995.

Sève, L.: Marxismo y teoría de la personalidad, Buenos Aires, Amorrortu editores, 1973.

Sorín, M.: El hombre y su psiquis, Buenos Aires, Editorial Axioma, 1975.

Watzlawick, P.: ¿Es real la realidad?. Confusión. Desinformación. Comunicación, Barcelona, Editorial Herder, 1992.

Watzlawick, P. Y otros: La realidad inventada, Editorial Gedisa, Barcelona, 1998.

Watzlawick, P., Bavelas, J., Jackson, D.: Tería de la comunicación humana, Barcelona, Editorial Herder, 9na edición, 1993.

Therborn, G.: Cómo domina la clase dominante. Aparatos de estado y poder estatal en el feudalismo, el capitalismo y el socialismo, Méjico, Siglo XXI Editores, 4ta edición, 1989.

La ideología del poder y el poder de la ideología, Méjico, Siglo XXI Editores, 3ra edición, 1991.

[1] Jameson, F.: Ensayos sobre el posmodernismo, Buenos Aires, Ediciones Imago Mundi, 1991

[2] -Lértora, A.:Estructura del hombre. Ediciones Sílaba, Buenos Aires, 1974.

-Di Stéfano, A.: Psiquismo humano, origen y estructura, Buenos Aires, Ediciones Cientec, 1978.

-Sorín, M.: El hombre y su psiquis, Buenos Aires, Editorial Axioma, 1975.

[3] Marx, C., y Engels, F.: La ideología alemana, La Habana, Editorial Pueblo y Educación, 1982, pp. 48-49.

[4] Las mismas han sido desarrolladas en Porracin, F.: "Sexualidad adolescente: Análisis antropológico de las prácticas, la comunicación y las ideas intergeneracionales relativasa la sexualidad". Tesis de Licenciatura en Antropología, Facultad de Filosofía y Letras, UBA, 1997, http://www.fabianaporracin.com.ar/articulos-sexualidad.asp.

[5] Artículo 4 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

[6] -Lacroix-Riz, A.: "El sueño estadounidense de una Francia bajo custodia", en Le Mond Diplomatique, Mayo 2003, pp. 19.

Otro artículo indispensable para informarse sobre este proceso pueden leerlo en:

"Cuando la CIA financiaba a los intelectuales europeos, que publica un sitio INDISPENSABLE: Red Voltaire, http://www.voltairenet.org/

[7] Uno se encuentra en la formación del Psicólogo con la propuesta de utilizar “la comunicación como instrumento para transmitir al resto de la Organización la ilusión necesaria a fin de que (los trabajadores) sientan como propio el proyecto, distribuyendo la información cuidadosamente.", Filippi, G.: El aporte de la Psicología del Trabajo a los procesos de mejora organizacional, Eudeba, Buenos Aires, 1998, 3° Edición, pp. 55. La autora de la cita es la actual Vice Decana de la Facultad de Psicología de la UBA.

[8] Watzlawick, P., Bavelas, J., Jackson, D.: Teoría de la comunicación humana, Barcelona, Editorial Herder, 9na edición, 1993.

[9] Chiarelli, M.: varios en http://www.es-asi.com.ar/portada.htm

[10] Declaración Internacional de los Derechos Humanos, Artículo 1°



Home Artículos Prensa Tratamientos Terapia de adultos Terapia de pareja Terapia on line EMDR Contacto Links de interés
Ficha de Admisión Primera Entrevista
Facebook Fabiana Porracin Twitter Fabiana Porracin Google Fabiana Porracin Linkedin Fabiana Porracin

Lic. Fabiana Porracin - Copyright 2014, Todos los derechos reservados Buenos Aires - Argentina 155-527-0606