Consultorio en Abasto
Tel: 155-527-0606
Facebook Fabiana Porracin Twitter Fabiana Porracin Google Fabiana Porracin Linkedin Fabiana Porracin
Facebook Fabiana Porracin Twitter Fabiana Porracin Fabiana Porracin Google Fabiana Porracin Linkedin Fabiana Porracin

Adiestramiento emocional - Primera Parte:

La práctica clínica me ha permitido observar que ciertas manifestaciones sintomatológicas son resultado de un proceso de crecimiento en el que se emplearon mecanismos de adiestramiento emocional.

Primera Parte:[1]

La práctica clínica me ha permitido observar que ciertas manifestaciones sintomatológicas son resultado de un proceso de crecimiento en el que se emplearon mecanismos de adiestramiento emocional.Los mismos interfieren el despliegue de lo que considero como necesidades básicas de desarrollo de la personalidad en personas cuyas necesidades básicas están satisfechas, y no padecen cuadros psicopatológicos determinados preponderantemente por lo biológico.[2]

La revisión activa de los mismos en tratamiento psicológico -mediante diferentes técnicas y estrategias terapéuticas[3] facilitan la remisión sintomática.

Predisposiciones y medio ambiente:

“En cada función hay instancias en la que se verifica una predisposición genética, en la que la experiencia juega un papel y en la que hay interacciones (…) hay que tener las dos. Uno no puede desarrollar el lenguaje sólo poseyendo los genes; sin embargo, si no tiene los genes, la experiencia sola no va a hacer que usted tenga habilidades lingüísticas. Ahora, si un chico no es expuesto al lenguaje, tampoco lo desarrollará”.[4]

El ser humano nace con predisposiciones que el medio estimula o inhibe.

Ejemplificando:

Sgeun un etsduio de una uivenrsdiad ignlsea, no ipmotra el odren en el que las ltears etsan ersciats, la uicna csoa ipormtnate es que la pmrirea y la utlima ltera esetn ecsritas en la psiocion cocrrtea.

El rsteo peuden etsar ttaolmntee mal y aun pordas lerelo sin pobrleams.

Etso es pquore no lemeos cada ltera por si msim, lmmeosla paalbra en un tdoo.

La psiquis humana tiende a organizar, a ordenar el mundo en el que está inmerso, es por esto que lo que podría ser una ensalada de palabras como la recientemente expuesta se transforma en un texto claramente legible. Por la tendencia y necesidad de ordenar el caos.

Ahora invito a hacer la lectura de una carta de amor. Se trata de una carta que envía una mujer no correspondida, a quien es la fuente de su tan sano sentimiento:

No entiendo cómo me pude haber enamorado así, tan ferozmente de vos. Al fin de cuentas pienso que es bueno que esté lejos, es mejor que no te vea..., ... qué horror... no entiendo cómo me pasó... cómo pasó !!!!!! Estoy en un estado tal que si me vieras tendrías que llamar a un médico para que me hospitalizaran, para que se calmen los deseos incontrolables que siento de estar con vos. Son tan intensos que me duele el cuerpo, no lo resisto... Si me vieras me derivarías a un colega. Tu colega me escucharía y sin dudas me preguntaría ¿Qué le ha visto a "Fulanito"? Sé que sos un docente tan serio, de tu casa, de tu familia, sé que estás enamorado de ella... Tu colega me diría seguramente tantas cosas para sujetarme en la realidad... Pero el deseo que siento por vos, el amor que tengo no me haría colaborar en ningún tratamiento... Encerrada me imagino llamando a alguien para que me saque de allí, y que también diría lo mismo ¿vos creías que ese tipo te iba a corresponder? todos los hombres son iguales...

Si se vuelve a leer ese mismo texto veremos cómo dos frases son indicio, evidencia, son la punta del icberg de sentimientos destructivos que tiene esta mujer. Y son una feroz descalificación hacia el destinatario de su amor:

No entiendo cómo me pude haber enamorado así, tan ferozmente de vos. Al fin de cuentas pienso que es bueno que esté lejos, es mejor que no te vea..., ... qué horror... no entiendo cómo me pasó... cómo pasó !!!!!! Estoy en un estado tal que si me vieras tendrías que llamar a un médico para que me hospitalizaran, para que se calmen los deseos incontrolables que siento de estar con vos. Son tan intensos que me duele el cuerpo, no lo resisto... Si me vieras me derivarías a un colega. Tu colega me escucharía y sin dudas me preguntaría ¿Qué le ha visto a "Fulanito"? Sé que sos un docente tan serio, de tu casa, de tu familia, sé que estás enamorado de ella... Tu colega me diría seguramente tantas cosas para sujetarme en la realidad... Pero el deseo que siento por vos, el amor que tengo no me haría colaborar en ningún tratamiento... Encerrada me imagino llamando a alguien para que me saque de allí, y que también diría lo mismo ¿vos creías que ese tipo te iba a corresponder? todos los hombres son iguales...

He ahí un claro ejemplo de comunicación paradojal.

El contexto: es el de una carta de amor. Este contexto orienta en una dirección y baja las "alertas" de procesamiento conciente de comunicaciones que vayan en sentido contrario. Tal como en el ejemplo de la "ensalada de letras", el contexto orienta y se interpreta y comprende en función de ello.

Sólo leyéndola detenidamente se evidencian descalificaciones contundentes hacia la persona receptora de la carta.

a. Uno de los recursos que emplea la emisora es "pseudo citar" en otro imaginario una idea propia y profunda que tiene sobre su enamorado. Haciéndole decir a ese supuesto colega qué se puede encontrar de atractivo, de interés, de valor como para suscitar sentimientos de amor en la persona que ella ama.

b. La pregunta y frase final de la carta emplea dos mecanismos de descalificación:

- nuevamente desimplicarse de ser la emisora de la comunicación, adjudicando ideas propias a otro (en este caso un amigo imaginario)

-y mediante una generalización otra descalificación al implicar las siguientes premisas:

Todos los hombres son iguales.

"Fulanito" es hombre.

"Fulanito" es eso, igual a todos.

Esta es una descalificación más profunda aún: por generalizar no registra una determinada particularidad e individualidad. Y la connotación de la generalización contiene claramente un sesgo negativo.

La necesidad del chico, y del adulto, es poner orden y dar un sentido al ambiente. La vulnerabilidad y dependencia infantil requieren más aún de un contexto estable y contenedor.

En su estado de dependencia y vulnerabilidad, el niño, no puede discriminar comunicaciones similares a las del ejemplo. Las comunicaciones que van en sentido contrario al clima de registro, contención, protección y cuidado de sus necesidades son negadas. (Como muy posiblemente habrá pasado en una primer lectura, adulta, inocente e ingenua de la carta en cuestión).

Pero lo comunicado en sentido amplio o restringido, de modo verbal o gestual, de modo tácito o implícito deja marcas si hay contradicción en el mensaje. Mayores son si en el plano explícito se enuncia una tendencia constructiva que oculta tendencias destructivas de manera implícita, mediante mecanismos como los descriptos anteriormente, entre muchos otros que encontrarán descriptos más adelante.

Hay sistemas familiares en los cuales comunicaciones como la ejemplificada son preponderantes. Recibidas estas comunicaciones desde que se nace fertilizan malestar psicológico ya que el chico que no puede procesarlas:

- por falta de desarrollo intelectual acorde a su edad

- porque se encuentra en situación de vulnerabilidad y dependencia respecto de los emisores de la misma,

- ya que muchas veces esconden la daga del desprecio, de la descalificación, tendencias que no son congruentes con un desarrollo integral del infante[5].

Por estos motivos, se defiende de estas comunicaciones negándolos. Pero este tipo de trato recibido, sin ser elaborados son fuente de disfuncionalidad psicológica.

El ser humano desarrolla su psiquismo mediante intercambio afectivo y emocional. Este tipo de comunicaciones que transmiten afecto destructivo no explicitado luego se actúa, se siente, manifestándose como en los ejemplos desarrollados más arriba.

Muy poco importa en las primeras etapas de vida lo verbal ya que el intelecto termina definitivamente de desarrollarse a fin de la adolescencia, a esta edad, mediante lo afectivo ya se aprendió. Se aprendió cuál es el valor de uno, cómo lo quieren a uno, qué sentimientos reales tienen los padres por uno, qué es uno, cómo es uno, quién es uno...

Manifestaciones sintomatológicas[6]:

Desarrollo aquí las manifestaciones sintomatológicas observadas en:

1. hijos de padres con personalidad psicopática [7] primero y

2. un espectro de manifestaciones sintomatológicas en hijos de padres cuya capacidad empática no se encuentra alterada.

En el caso de estos últimos lo que se observa es que su personalidad es también el resultado del proceso de adiestramiento emocional. Por diferentes razones, circunstancias de la vida, posibilidades, la persona no pudo realizar un proceso de revisión activo, de transformación activa de aquello que internalizó y termina, a su pesar, reiterando en los hechos aquello que no desea.

1. En hijos de padres con Personalidad Psicopática.

Entiendo por padres con Personalidad Psicopática a aquellos padres que tienen carencia de capacidad empática. Son personas con imposibilidad a ponerse en el lugar del otro. Inhabilitados, imposibilitados a considerar al otro como persona.

Gran parte de lo que la proximidad a este tipo de personalidad produce se encuentra reflejado en algunas de las siguientes manifestaciones:

a. No puede vislumbrar nítidamente que algo de lo que se describe a continuación puede estar sucediendo con usted…

b. Aún vislumbrándolo, no puede ponerle palabra en sus diálogos internos…

c. La fantasía de intentar salir de esto, de resolverlo, es el terror a enloquecer…

Hay un plus que ciertas relaciones de vida imprimen. Es un halo, ese algo que sigue siempre incomprensible, inaprensible. Un plus que no permite describir, poner palabras, nombrar lo siniestro.

Este más allá que no se puede nombrar de este tipo de relaciones, este silencio parlante, esta mudez ensordecedora, está generalmente relacionada al terror a enloquecer cuando se fantasea la posibilidad de salir de este lugar de identidad de despojo. Son estos precisamente los dos núcleos emblemáticos de lo que este tipo de aprendizaje, adiestramiento emocional produce.

La persona siente internamente que si sale a luz, si reconoce intelectual y emocionalmente el tipo de adiestramiento emocional al que fue sometido, si “desclasifica los documentos”, y devela esa verdad perderá los controles internos, caerá en el desborde y descontrol psicológico, fantasea el terror de enloquecer.

Dentro de lo aprehensible, describo las maneras en las que he observado este aprendizaje se manifiesta:

No se siente registrado/a, de ninguna manera

Siente que pierde de alguna manera su personalidad ante este tipo de personas

Su personalidad, sus deseos, sus valores, sus necesidades son “automáticamente” obturadas ante la presencia de este tipo de personalidad

Siente angustia en forma permanente

Su autoestima es casi inexistente

Siente que no puede tomar decisiones

Cada proyección interna suya de cambios, de hechos, de deseos suyos a satisfacer son automáticamente autocensurados

Siente que todo lo que hace está mal

Se siente culpable de todo lo que sucede, en especial si no satisface las demandas del manipulador

Siente que es inevitable la fuerza que lo lleva a ir en contra de sus valores, creencias, convicciones, necesidades, deseos, aún cuando son actos, ideas, sentimientos, hechos que van en el sentido de su propia autodestrucción o son contrarios a su autoestima

Siempre e irremediablemente usted, en presencia del psicópata va a negarse a usted mismo/a: lo que sus ojos, sus vísceras le están afirmando como diferente a la versión que le están imponiendo

Siente que su mundo interior, ante esta presencia se desvanece, se derrumba como castillo de naipes, pierde sus sustentos internos

Tiene que estar todo el tiempo a la expectativa, alerta para defenderse de una ataque del que de cualquier manera no podrá preservarse

En los hechos pierde siempre

Siente inseguridades incontrolables, terrores, miedos

Siente que no es dueño de decidir, comandar, controlar, determinar los hechos de su vida

Siente que si expresa su mundo emocional y afectivo, sus intuiciones, sus sensaciones más primitivas, espontáneas, naturales (las que le salen, como le salen) será severamente castigado emocional, afectiva o físicamente

Siente que es impotente, que nada puede hacer para revertir lo expresado en los tres puntos anteriores

Tiene la certeza y convicción de que esto es así y sólo así y que esta relación de fuerzas no puede ser modificable

Siente que hay un mundo, un universo de cosas desconocidas, inaprensibles, confusas, que no puede clarificar

Intuye que si desen-mascara, des-oculta, descubre, explicita esa realidad será severamente castigado

Tienen terror a desenmascarar, desocultar, descubrir, explicitar esa realidad

Termina usted tapando, negando, desconociendo sus intuiciones, sensaciones, emociones, necesidades, deseos

Siente que sus intuiciones, sensaciones, emociones, necesidades, deseos están erradas, equivocadas y son dañinas, perversas y malas cuando reacciona ante el daño que le están inflingiendo

Siente que preservarse, cuidarse, respetarse, registrarse es uno de los hechos de mayor agresión que usted puede infligir sobre su medio circundante

Siente que nada diferente puede pasar en su vida

Siente que será expulsado afectivamente de sus redes relacionales de pertenencia si desoculta este entramado relacional

Piensa que usted es posesión de otro. Que su vida, su persona es una más de las pertenencias de ese otro. Siente que el otro tiene derecho a poseerlo en el sentido recientemente descripto

Se sorprende con el simple hecho de pensar o imaginar que revertir esto recientemente descripto son facultades a las que usted tiene derecho

He observado también una considerable adherencia al mantenimiento de la sintomatología, ya que la fantasía de trasformar este lugar aprendido -mediante adiestramiento emocional- se enlaza a la fantasía terrorífica a enloquecer.

Dicho en otros términos: conservar una identidad de “trapo de piso”, de “tacho de basura[8] preserva del terror fantaseado a la locura.

Esa es precisamente una de las consecuencias severas de esta exposición desde el momento del nacimiento. La persona vislumbra como posibilidades de vida dos alternativas siniestras: la que mantiene actualizada en los hechos, que suena más preservada que la fantasía de enloquecer.

Considero a esto como columna vertebral de un tipo de adiestramiento emocional, y es ese su signo patognomónico en hijos cuyos padres tienen características psicopáticas.

Este terror es tal que se manifiesta ejemplificado de las siguientes maneras:

Caso uno:

Una paciente comenzó una sesión determinada diciendo que se sentía más fuerte internamente, y que por esto mismo podía reconocer sus discapacidades en su función materna. Ante esto le pregunto qué era lo que le atemorizaba de ocupar ese rol de acuerdo a como ella considera que debe ser ocupado. Planteo posibilidades y alternativas teniendo por supuesto en cuenta lo que habíamos estado trabajado en el transcurso del tratamiento. Le comento que estaba pensando en proponerle un ejercicio, que evalúe si le parecía apropiado. El ejercicio consiste en visualizarse de niña, alrededor de sus 6 a 8 años y sentir amor, contención y cuidado hacia su niña interior. Inmediatamente se angustia muchísimo y dice “no, ahora no, tengo terror a desbordarme”.

La técnica tiene como objetivo abordar desde lo vivencial-afectivo correrse imaginariamente de ese lugar de desprecio, descuido, abandono, violencia interior. Transformar este lugar. Sentir internamente la posibilidad del cambio, de salir de la posición de descontención a la de cuidado y sostén desencadena el terror del descontrol interior, del desborde.

Caso dos:

Otra paciente había sido abusada por su padrastro. Como generalmente sucede en estos casos, la situación es de una complejidad y gravedad mayor. Quien debe proteger y cuidar violenta. La estimulación sexual puede despertar placer sexual. Esta sensación lógica que despierta fisiológicamente la estimulación sexual genera culpa: por sentir placer ante la situación de abuso. Esta culpa suele hacer sentir en el/la abusado/a sentimientos de responsabilidad de provocar en el abusador su comportamiento abusivo. En una situación de total indefensión en la que padre y madre se complementan en el ejercicio de esta violencia, a una edad de 7 a 10 años, la criatura no tiene forma de defenderse e impedir la situación. No puede, no tiene recursos para poner límite a semejantes abusadores. No puede irse del lugar porque sus alternativas serían abuso sexual, pero conservación de hogar, alimento, escolaridad, pertenencia (sana o dañina pertenencia), o la nada, la soledad absoluta y total de huir del hogar a la nada en la ciudad...

Luego de varias sesiones, en una de ellas la paciente se conecta con la emoción de dolor, bronca, enojo, furia, impotencia, rabia, y demás cúmulo de sentimientos sofocados y taponados ante el recuerdo de la situación de abuso. La noche que pudo manifestar estos sentimientos sueña que su pareja le dice que está con otra mujer. Y empieza a visualizarse en el sueño a sí misma como lo hace aquel personaje en la película Matrix: sueña que sus caras empiezan a desfigurarse, que no tiene control de la expresión de las mismas, que su sensación es enloquecer, que no puede expresar ni controlar lo que le pasa. Siente que está más allá de su control interior. Tiene estos mismos temores al relatar el sueño, ya en sesión.

Nuevamente aquí, pero en otra modalidad se expresa el terror al descontrol, a la locura al correlacionar la manifestación emocional adecuada de reacción consecuente a una acción de violencia o agresión ejercida contra uno.

2. Crecimiento con padres cuya capacidad empática no está alterada como en el caso anterior:

No puede concretar ningún tipo de proyecto personal.

No puede sostener un trabajo.

Una relación de pareja.

O las relaciones de pareja que mantiene son displacenteras, inestables, poco gratificantes.

No puede sostener su vida en independencia de los designios y mandatos familiares.

Anda por la vida pidiendo permisos para ser.

No está gratificado con su forma de ser mamá o papá.

Mantiene relaciones hostiles con el medio.

Tiene conductas adictivas, autodestructivas. Agresivas hacia el medio.

Vive con malestares físicos que no tienen causa orgánica.

No puede sentir placer, ni bienestar, ni tranquilidad.

Presenta disfunciones sexuales.

Fracasa en cualquier aspecto de vida que desee desarrollar.

Sus estados anímicos son preponderantemente ansiosos, depresivos

Su estado mental es confusional.

Mantiene relaciones superficiales con los demás.

No puede mantenerse en silencio.

No puede estar solo.

Necesita aturdirse en forma constante.

Siente que indefectiblemente fracasa.

Siente insatisfacción interior.

No puede dejar de vivir obsesionado por las cosas.

Se siente rechazado por los demás.

No puede relacionarse gratamente con los otros, y de igual a igual.

No puede disfrutar.

No puede ser creativo, flexible.

No puede reír, gozar, sentir placer en cualquier situación de vida.

No se quiere. Ni se siente querido, cuidado ni apoyado.

Vive problematizado. Dramáticamente.

O el sufrimiento es su lema.

Considera que el futuro está designado y sellado, desde ahora y para siempre.

Considera que “su pasado lo condena”.

Las relaciones con los otros están siempre atravesadas por los conflictos.

Desea desde un lugar de caprichos infantiles.

Tiene berrinches. Falta de control de impulsos. No puede concretar acciones por pasos cuya consecuencia sea el logro de sus necesidades, de sus deseos, de sus ganas, de sus objetivos en los hechos.

No siente seguridad interior, ni confianza, ni esperanza. Estas son palabras de vocabularios ajenos.

Tiene la certeza irreductible interior de que no hay otra posibilidad en su vida.

Desconoce la gratificación de sentirse ayudado y ayudar.

No sabe lo que es pedir.

Pedir y ser retribuido lo hace sentir culpable.

Pedir y no ser retribuido lo hace sentir que no vale.

Que los demás no satisfagan sus pedidos y demandas tal y como usted espera lo hacen sentir que usted no tiene valor, que el otro no lo quiere.

Si el mundo no se presenta a su imagen y semejanza se derrumba interiormente y es invadido por un amplio espectro de sensaciones displacenteras.

Vive con displacer y malestar.

Vive con enojos, furias, rencores.

Tiene disfunciones alimementarias.

Padece disfunciones en el dormir.

[1] Este artículo es provisoriamente el esquema conceptual de este tema que estoy desarrollando. Lo expongo a divulgación ya que la lectura del mismo ha resultado ser muy constructiva para pacientes que lo leyeron.

Cualquier crítica, comentario, aporte o sugerencia al mismo será muy bienvenida.

[2] Esto último no implica que estos últimos no sean pasibles de tratamientos que incrementen la calidad de vida de estas personas, sea cual sea su psicopatología grave limitante. Pero se trata de tratamientos específicos acordes a la gravedad psicopatológica.

[3] Me encuentro también desarrollando un artículo con las técnicas y estrategias terapéuticas que estoy empleando en los tratamientos. Es mi deseo darlo a difusión a la brevedad, en un apartado destinado sólo a profesionales. Les adelanto que estoy sistematizando los mismos con ejemplificaciones de casos de tratamientos en atención individual, de pareja y familiar.

[4] Marcel Mesulam, especialista en neurología cognitiva en entrevista publicada en la Edición impresa del diario La Nación: Ciencia/Salud Domingo 19 de marzo de 2006.

[5] Tema desarrollado por la Lic. Marta Chiarelli:http://www.es-asi.com.ar/portada.htm

[6] Esta descripción sintomática no niega, ni invalida, ni mucho menos desconoce el desarrollo de siglos que los hombres de ciencia han dedicado al estudio de la Semiología Psiquiátrica, a la clasificación de los cuadros nosológicos y la constante investigación sobre etiopatogenia. Es por ello que recuerdo e invito a los profesionales de la Salud Mental a releer en forma incansable los tratados de Psiquiatría, estudios sobre Semiología Psiquiátrica y aún con sus falencia o no DSM IV y/o CIE 10.

[7] A los Profesionales de la Salud Mental que estén interesados en profundizar en el tema Personalidad Psicopática les recomiendo ampliamente la lectura de la página destinada a Profesionales y Estudiantes del Dr. Hugo Marietán: http://www.marietan.com, especialista en el tema y de quien fueran tomados estos conceptos.

[8] expresiones de pacientes

Home Artículos Prensa Tratamientos Terapia de adultos Terapia de pareja Terapia on line EMDR Contacto Links de interés
Ficha de Admisión Primera Entrevista
Facebook Fabiana Porracin Twitter Fabiana Porracin Google Fabiana Porracin Linkedin Fabiana Porracin

Lic. Fabiana Porracin - Copyright 2014, Todos los derechos reservados Buenos Aires - Argentina 155-527-0606